Sonidos que ayudan a la meditación

Meditaciones y conexión contigo mismo

Cuando hablamos de meditación muchas veces dejamos en el olvido el verdadero significado de esta práctica. Y es que, la meditación en sí es un entrenamiento físico que busca la tranquilidad y paz mental, algo muy lejano a lo que suele decirse de “poner la mente en blanco”; meditar es todo lo contrario, activar tu mente y conocer la manera de guiarla y mantenerla activa con el único objetivo de conectar tu cuerpo y alma contigo mismo para entrar en un estado de completo bienestar.

La realidad es que muchas veces consideramos que no necesitamos meditar porque vivimos una vida plena, pero la realidad dista mucho de este falso tópico. Día a día, nos perdemos un poco a nosotros mismos en diferente medida, a veces en favor de retos personales y otras veces por motivos personales o emocionales. Estamos acostumbrados a jornadas laborales interminables, a vivir en un estrés diario, a mantener relaciones tóxicas con personas, a asumir ciertos estados de baja autoestima o ánimo constante, pero esta rutina que en determinadas ocasiones damos por normal no es ni mucho menos la realidad que nosotros y nuestro cuerpo merecen.

¿Cómo conectar conmigo mismo?

Aunque suene surrealista es cierto que la mayoría de las veces priorizamos los problemas y necesidades de las personas que queremos dejando un poco de lado las nuestras propias. Por ello, el primer consejo y el más necesario para conectar con uno mismo es dedicarte el tiempo necesario para escucharte y conectar con tu “yo” más íntimo.

Escucha el silencio y háblate

Una de las técnicas de meditación por excelencia para conectar con uno mismo consiste en apreciar el valor del silencio y preguntarte desde el interior cosas tan básicas como:

  • ¿Qué necesito?
  • ¿Cómo me siento actualmente?
  • ¿Soy feliz siendo como soy y viviendo la vida que vivo?
  • ¿Cuáles son mis motivaciones?

Estas preguntas pueden parecer a priori una tontería, pero saber responderlas son el primer paso para conectar contigo mismo a través de la meditación. Te dejemos este post donde podrás comprender mejor cómo la meditación puede ayudarte a reencontrarte y reducir el estrés.

Una vez seas capaz de obtener una respuesta clara para todas ellas es el momento de enfrentarte a la más importante: ¿Quién soy yo?, ¿cómo puedo definirme? y sobre todo, ¿qué me hace feliz?

La capacidad de responder estas preguntas y de dedicar un tiempo en pensar en su respuesta te hará ver que empiezas a conectar contigo mismo. Al fin y al cabo, cada uno de nosotros es o debe ser la persona más importante de nuestra vida. El reflejo que ves cada mañana en el espejo es el que te va a acompañar siempre y merece ser querido y respetado por ti. Por tanto, una de las mejores formas de conectar contigo es conocerse en profundidad para saber qué necesitas cambiar y qué camino necesitas escoger para reencontrarte con tu yo interior.

Formas de conectar nuestro cuerpo con nuestra mente

Cuando hablamos de conectar con nosotros mismo desde nuestro propio cuerpo no nos referimos únicamente a pensar y reflexionar sobre nuestra vida, sino que existen técnicas de meditaciones activas que fomentan la conexión que se está buscando.

Bailar para conectar

El agobio de la rutina nos hace alejarnos muchas veces de cosas tan sencillas y divertidas como puede ser bailar. La música apela a nuestros sentimientos y tiene la capacidad de despertar nuestras emociones más internas. Por ello, mediante el baile nuestro cuerpo hace movimientos libres que harán que nuestra mente sonría y se sienta en plena conexión con nuestra paz menta.

Caminar o hacer algún deporte

Bien es sabido que prácticas deportivas como el yoga o el pilates aportan serenidad al cuerpo. Pero también mantienen la mente activa en los ejercicios a realizar y alejada de los problemas externos. No obstante, además de estas dos opciones, practicar cualquier tipo de deporte o salir a caminar y respirar aire fresco son otras alternativas muy recomendadas para sentir que tu mente conecta con tu cuerpo mediante el vaivén de la propia naturaleza.

En la mayoría de ocasiones, lo único que se necesita para conectar contigo mismo es tu propio cuerpo, ya que el motivo por el que se suele estar agobiado es por la falta de descanso. Tu cuerpo es tu mayor aliado, debes cuidarlo y mimarlo.

Respira, Enfoca, Medita… Sé
Hasta la próxima…
Namaste!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *