Sonidos que ayudan a la meditación

La meditación es una práctica que consiste en aprender a conectar contigo mismo desde tu “yo” más exterior hasta tu “yo” más interior. A priori puede parecer una tarea compleja, pero la realidad es que solo necesitas saber qué necesitas y cómo lo necesitas para conseguir tu objetivo de tranquilidad y paz mental.

Uno de los mayores aliados para alcanzar esa conexión mental y corporal es la música. La música para la meditación es un factor clave porque puede ayudar a calmar los nervios y a alejar nuestra atención de los propios sonidos o pensamientos banales de nuestra cabeza. Asimismo, los sonidos relajan nuestro cuerpo simulando un sistema nervioso parasimpático, que ayuda a que el cuerpo se relaje y se prepare para la desconexión externa total.

¿Cómo se medita con música?

Lo más importante es dejarse llevar con tu propia respiración. La música te ayudará a desconectar de lo exterior, pero tienes que dejar que tu mente siga y se concentre en esos sonidos para obtener la relajación total de tu cuerpo. Existen diferentes tipos de música, pero la realidad es que la elección del tipo de sonido dependerá de cada persona. Sin embargo, en este artículo mencionamos los más comunes y recomendados para optimizar la eficacia de tu conexión mental.

Cuencos tibetanos

La terapia de meditación con cuencos tibetanos se basa en el empleo del sonido con el objetivo de sanar nuestro organismo y aportarle gran multitud de beneficios. La técnica consiste en que el terapeuta golpea y frota los diferentes cuencos con la única finalidad de producir una gama de sonidos armónicos que aporten paz al cliente.

El Gong

Cuando hablamos de sonidos para ayudar a la meditación el Gong es uno de ellos por excelencia. Y es que el sonido que se emite al golpear el platillo de metal es un sonido que suele relacionarse con los términos de sanación, ya que el tono que el Gong emite genera un clímax mágico de bienestar que hace que tu cuerpo conecte con tu mente dejando a un lado los problemas exteriores.

Las campanas para meditar

El sonido de las campanas puede ser muy variado en función del tipo de campanas que estemos utilizando. El sonido producido por las campanas de forma conjunta o individual emite una onda expansiva que consigue llegar al “yo” más profundo de uno mismo. Por norma general, suele ser un sonido fuerte que va perdiendo fuerza con su emisión, por lo que es muy utilizado cuando la mente ya empieza a conectar consigo misma, para ayudarla a no distraerse con ruidos o pensamientos superficiales.

Uso de campanas tingsha

Las tingsha son un par de campanas en forma de plato que están unidas entre sí por una correa de piel. Son muy útiles para realizar técnicas de meditación, porque ofrecen un sonido único y sostenido que permite al usuario mantenerse concentrado consigo mismo. El principal objetivo de estas campanas es el de convocar o llamar a la conciencia para recordarnos a nosotros mismos quiénes somos y aprender a reconocer nuestras prioridades.

Sonido de los cymbals

Suelen ser muy recomendados en las prácticas de yoga, meditación, curación de sonido y atención plena, ya que son un símbolo de oración y culto. Por lo tanto, el sonido que emiten suele ayudar a nuestro cuerpo a conectar con nuestra mente y nuestras necesidades gracias a su capacidad de captar toda la atención de quienes las escuchan.

 

En definitiva, los sonidos producidos por diferentes instrumentos musicales o herramientas en sí permiten a nuestro cuerpo entrar en un estado de relajación mediante el conjunto de vibraciones creadas por el propio sonido emitido. Uno de los efectos más visibles y notorios de los beneficios de los sonidos para la meditación es la capacidad que tienen de calmar nuestro ritmo cardiaco.

Aunque muchos expertos coinciden en que el silencio es la vía para entender el sistema interno de la mente, la mayoría de pacientes corroboran que la música y los sonidos actúan como un puente que ayuda a conectar consigo mismo a las personas que nunca antes habían practicado técnicas de meditación. Los sonidos musicales tienen el poder de alterar positiva o negativamente el estado emocional de una persona, por ello si saben utilizar se convertirán en la base de la meditación. Te dejamos también un post interesante sobre cómo meditar con la energía de la luna para ganar claridad mental.

Respira, Enfoca, Medita… Sé
Hasta la próxima…
Namaste!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *